Lo ideal para lugares de nieve son las placas de Alveolar en fondo abierto ya que se trata de un pavimento de gran dureza, antideslizante y antiderrapante.

El relieve del dorso, con sus puntos de apoyo, permite la evacuación del agua por la parte inferior. No se ondulan y permanecen siempre planas.

Gran solidez al desgaste, permitiendo un andar silencioso y descansado.