Alfombras para decorar el hogar

Ahora que por fin ha llegado el frío es un buen momento para incorporar alfombras en la decoración de nuestra casa y disfrutar del placer de pisar sobre un suelo calentito y  protegido por una bonita alfombra.

Me encanta este elemento decorativo, viste y realza nuestra casa aportando calidez, carácter  y  elegancia.

Quién no imagina bellas estampas familiares sobre una mullida alfombra o escenas románticas sobre una enorme alfombra frente a la chimenea, y es que las alfombras aportan sensación de relax y confort y dotan a las estancias de encanto.

Si sabes jugar con ellas puedes conseguir efectos decorativos muy útiles y lucidos, como delimitar o dividir espacios, acortar un pasillo largo y estrecho combinando varias alfombras en vez de una larga, dar sensación de amplitud y luminosidad  a la estancia utilizando las de colores suaves, acentuar  con una alfombra negra o de tonos oscuros en contraste con una decoración en tonos claros…

No hay nada mejor para decorar los suelos con calidez, elegancia y confort que las alfombras. Piezas absolutamente básicas e imprescindibles. En cada habitación de la casa, las alfombras cumplen con una determinada finalidad. Por ejemplo, funcionales en el cuarto de baño, cálidas y suaves en el dormitorio, resistentes en el recibidor y elegantes en el salón.

En el dormitorio y en el salón

El dormitorio y el salón son estancias muy parecidas, ya que ambas están destinadas al descanso. Por ello, la alfombra perfecta para ambos espacios debería ser confortable, suave y elegante. Por supuesto, sin renunciar al buen gusto. Los tonos tierra nos ayudan a dar calidez y a vestir una decoración realmente acogedora, en sintonía con la naturaleza. Por el contrario, los tonos más oscuros, como el granate, visten con distinción espacios realmente sofisticados.

Si se habla de materiales, tejidos en diseños gustosos, como las alfombras de pelo que abrigan aún más decoración.

En el comedor y en las zonas de paso
Por el contrario, en otras habitaciones de la casa como por ejemplo en el comedor, en el recibidor y en el pasillo conviene elegir materiales resistentes y duraderos, capaces de soportar el ajetreo del día a día. Si prefieres los tejidos naturales, el algodón es una magnífica elección. De fácil mantenimiento, este tejido es resistente, hipoalergénico y suave. Nuestro consejo es que escojas colores más “sufridos”, para camuflar así la suciedad.

En la cocina

Gracias a la innovación en interiorismo, las alfombras también encuentran su sitio en estancias particularmente difíciles de decorar, como es el caso de la cocina.

Una tendencia que se ve cada vez más son las alfombras vinílicas. Son diseños que ofrecen una gran resistencia y durabilidad, ya que se limpian fácilmente con agua y jabón neutro. Además, estas alfombras están disponibles en comercios especializados en una amplísima variedad de diseños, colores y estilos. Muchas de estas alfombras imitan perfectamente acabados de tendencia, como la madera, el ladrillo e incluso la piedra. Así que, además de funcionalidad, ganamos en estilo.

En el cuarto de baño

En el cuarto de baño también puede ser una magnífica idea decorar con alfombras. Lo ideal es escoger un diseño también resistente y suave, para prolongar la sensación de bienestar al salir de la ducha o de la bañera, ya sean fibras naturales como el algodón o sintéticas como el poliéster.

En el dormitorio infantil

Otra habitación de la casa que también conviene decorar con alfombras es el dormitorio infantil. A los niños les gusta jugar en el suelo, por este motivo, una alfombra no solamente viste con estilo y color, sino que también resulta increíblemente práctica, protegiendo a los niños de caídas.
En este caso la prioridad al escoger la alfombra será el material. La premisa es que, cuanto más natural sea, mucho mejor para el bienestar de los pequeños. Algunos materiales y tejidos provocan alergias, por lo que conviene escoger fibras naturales como el algodón que es hipoalergénico. Cuanto más alto sea el gramaje del algodón, más mullida será la alfombra.

Otro material muy recomendable para el dormitorio de los pequeños es la lana de alpaca. Proporcionan calor, amortiguan las caídas, evitan resbalones y, por si fuera poco, decoran. ¿El mejor lugar para colocarla? En la zona de juegos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desde 1971 en el sector de los felpudos y suelos de caucho.

Contacta con nosotros